ACE Traductores presenta su Libro Blanco

ACE Traductores, sección autónoma de la Asociación Colegial de Escritores de España (ACE), ha dado a conocer hoy en la Biblioteca Nacional el Libro Blanco de los derechos de autor de las traducciones de libros en el ámbito digital.

El proyecto, que cuenta con la ayuda del Ministerio de Educación, Cultura y Deporta y CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos), se ha presentado hoy ante los medios con la participación del Secretario de Estado de Cultura, Sr. D. Fernando Benzo Sáinz, Ana María Bejarano, traductora galardonada con el Premio Nacional de Traducción 2016, y Carlos Fortea, Presidente de ACE Traductores.

En su intervención, Carlos Fortea ha explicado que este Libro Blanco “nos dice más cosas de las que esperábamos y nos da otros datos generales, y no esperanzadores”. Como deja claro el documento, bajo el equívoco concepto de “edición digital” ha crecido un nuevo modelo de negocio que aprovecha un vacío legal que es preciso cerrar con medidas legislativas claras. La difusión en red y la venta mediante descarga de un producto editorial debe ser objeto de un contrato específico. Sin embargo, los traductores de libros han visto cómo se les imponen contratos de edición en los que una mera cláusula añadida “resuelve” la incómoda novedad. Saber hasta qué punto ocurre esto, poner nombre y números al estado de cosas, identificar el respeto o la vulneración de la legalidad, es la finalidad de este Libro Blanco de los derechos de autor de las traducciones de libros en el ámbito digital.

Con el estudio realizado, la interpretación de sus resultados y su análisis jurídico, ACE Traductores desea aportar argumentos a favor de una regulación específica de los derechos de autor de los libros explotados en formato digital, que oriente y vincule a la industria editorial, al tiempo que ofrezca la legítima protección que los autores y traductores merecen.

Según Manuel Rico, presidente de la Asociación Colegial de Escritores de España, el Libro Blanco planea como “un diagnóstico básico para establecer tanto programas de actuación que tiendan a resolver los problemas planteados como para elaborar un catálogo de demandas a la administración”. El Libro Blanco se convierte así en “un elemento imprescindible para la labor cotidiana de este colectivo”.

Para Carme Riera, presidenta de CEDRO durante el proceso de elaboración de este Libro Blanco, el objetivo de esta iniciativa es “transmitir a la sociedad el valor que tienen la creación y la industria que la sostienen. La incidencia de nuestro sector en el desarrollo cultural, educativo y económico de la sociedad actual es muy elevado, y la propiedad intelectual es la base para hacer sostenible primero la creación y después su difusión”.

El Libro Blanco que hoy se ha presentado demuestra que el 60% de los traductores cobra menos de un 2% de derechos digitales, y que un 21% cobra lo mismo que en papel: un 1%.