Un hecho histórico: encuentro entre ACE y ACEC

Desde que, en 1994, se produjo el desencuentro y la separación entre ACE y ACEC, no se había celebrado reunión alguna entre ambas entidades. El encuentro ahora celebrado tiene una dimensión histórica y puede tener consecuencias enormemente positivas.

El pasado 18 de abril, una representación de la Junta Directiva de ACE y una delegación de ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña) encabezada por su presidente, Miquel de Palol, acompañado por Álvaro Colomer, celebraron una reunión en la sede de ACE en la Casa del Lector. Por parte de ACE, junto a su presidente Manuel Rico, participaron Rafael Soler, vicepresidente primero, Alicia Aza, vocal de relaciones institucionales, Manuel Quiroga Clérigo, secretario general, y Carlos Fortea, presidente de ACE Traductores. También estuvieron presentes Paula Izquierdo, coordinadora de ACE, y Juan Ángel Juristo, consejero.

Los temas a tratar, pactados previamente entre los presidentes de las dos asociaciones, fueron:

1. Análisis de la situación de ambas entidades en el ámbito del asociacionismo de escritores en España. ACEC, que integra a escritores que escriben en catalán y en castellano, es, por número de asociados, la tercera entidad autoral en  el conjunto del Estado, y  ACE es la de mayor implantación y con más asociados (traductores, escritores y autores de teatro) en ese ámbito territorial. Cuantitativa y cualitativamente son dos entidades con un enorme potencial para actuar en el conjunto del Estado para defender los intereses de los escritores en todos los ámbitos de su actividad: en su relación con el Ministerio y con otras administraciones y en la relación con los editores.

En la foto de izquierda a derecha: Carlos Fortea, Manuel Rico, Paula Izquierdo, Miquel de Palol y Alvaro Colomer.

2. Posibilidades de colaboración y establecimiento de acuerdos de carácter preferencial para fortalecer nuestras relaciones y caminar hacia una estructura de funcionamiento coordinado. No debemos obviar que ACEC fue parte de l Asociación Colegial de Escritores hasta 1994. Fue la primera vez que en los 23 años transcurridos desde entonces se celebró una reunión entre ambas entidades “hermanas”. La necesidad de, respetando la identidad y la independencia de cada asociación, crear sinergias, vías de colaboración y cooperación, es esencial en un mundo literario en el que los editores y las administraciones actúan de manera unitaria. De hecho, ambas entidades proceden así en CEDRO, de cuya Junta Directiva forman parte. Los derechos de autor, la compatibilidad entre pensiones y percepciones derivadas de la propiedad intelectual, la protección social de los escritores y la defensa de sus intereses  son objetivos comunes cuya defensa se lleva a cabo en mejores condiciones a través de la unidad de acción.  También se planteó la necesaria colaboración en el proyecto, que previsiblemente se llevará a cabo en el año en curso, del LIBRO BLANCO DEL ESCRITOR. 

3. El papel de ambas asociaciones en la plataforma “Seguir Creando” y en la elaboración del “Estatuto del Creador y del Artista” que se encuentra en estudio en la Subcomisión del Congreso de los Diputados. En la reunión se subrayó la plena coincidencia de ambas entidades en la defensa de un Estatuto que regule la singularidad de la labor de los escritores y traductores y que afronte de una vez la excepcionalidad cultural para el conjunto del territorio nacional.  Los representantes de ACE informaron del trabajo que venía realizando la Plataforma Seguir Creando y de la comparecencia de Rico, en su nombre, ante la citada subcomisión.

Respecto al punto 3, todos los presentes contaron con un documento que Manuel Rico nos había proporcionado: “La fiscalidad de los escritores” elaborado por nuestra Asesoría Jurídica, a la espera de que en breve podamos recibir el que alude a los aspectos jurídicos, que está en elaboración.

De izquierda a derecha: Miquel de Palol, Álvaro Colomer, Juan Ázngel Juristo, Alicia AZa, Manuel Quiroga Clérigo y Rafael Soler

En todo caso fue una primera toma de contacto, muy necesaria y constructiva. La conclusión fundamental a la que se llegó es la siguiente: tanto ACE como ACEC nombrarían al correspondiente interlocutor para estar al día de la vida de cada de las asociaciones, para comenzar a trabajar en la elaboración de un protocolo de colaboración que tenga en cuenta la historia de ambas entidades y su pasado unitario  y para organizar, previsiblemente a finales del año en curso, una reunión en Barcelona con las distintas asociaciones radicadas en las comunidades con lenguas cooficiales en la que ACE se planteará un apoyo rotundo a la labor de los escritores de todas las lenguas reconocidas como oficiales por la Constitución y por su defensa y divulgación tanto dentro como fuera del ámbito territorial correspondiente. Horas después, ambas asociaciones designaron a sus representantes en la elaboración de un primer borrador sobre los niveles de colaboración y compromiso mutuo: Alicia Aza por ACE y Álvaro Colomer por ACEC

.