La poesía y los nuevos soportes digitales

¿Ha encontrado la poesía un nuevo soporte, una nueva forma de expresión?

Si buceamos en el entramado digital de páginas online podemos comprobar que la escritura en verso tiene nombre propio. Escritores como Carlos Salem, Defreds, Irene G punto o Marwan son algunos de los nuevos- y no tan nuevos – poetas que han encontrado en Internet un medio más donde publicar sus versos. Pero es solo el comienzo, todos ellos han conseguido saltar de la nube para publicar sus libros en editoriales que han sido capaces de ver el potencial de una nueva forma de hacer rima.

Estos poetas han contactado a un público joven y han llenado los bytes de rima. Una rima fresca y atrevida; cotidiana y enamorada; tierna y despiadada pero en cualquier caso directa y fiel a temas como el amor y el sexo.

Son “influencers”, generadores de opinión, término que tiene una gran repercusión en Internet. Estos poetas digitales hablan de temas atemporales pero lo más importante es que están consiguiendo fomentar la lectura entre las generaciones venideras y este es un dato objetivo, además de ser un gran triunfo conseguir que la gente más joven lea poesía. Puede que se publique menos poesía en papel, pero, ¿acaso importa?

Este movimiento que comenzó siendo el grito de algunos poetas ante la imposibilidad de publicar un libro se está convirtiendo en un aula virtual donde las nuevas generaciones han encontrado su propia voz, y esto ya está llegando a oídos de las editoriales que comienzan a vislumbrar el gran filón que esto supone para la edición de un libro.

Vender un libro de Carlos Salem o de Marwan ya no es una cuestión de suerte, cada uno de ellos cuenta con un número de seguidores en las redes sociales, ávidos de comprar su último libro, que asegura una venta rentable. No es difícil ver como grandes editoriales se han lanzado a publicar sus libros con tiradas de siete mil ejemplares, 7000, que los sitúan a la cabeza de escritores mediáticos.

Hablamos, por tanto, de una amplia generación de poetas, exponentes de nuevas formas de poesía que han sabido hacer uso del poder de las redes sociales para convertir a ese género literario en un nuevo filón donde las editoriales pueden seguir haciendo caja.